No te pierdas la conversación sobre el futuro de la conexión entre la tecnología y la humanidad.

Sostenibilidad en las finanzas: el cambio hacia un sistema bancario que haga frente al clima

septiembre 27, 2022

El cambio climático es el desafío más apremiante de nuestro siglo; ha sido reconocido por la comunidad científica y comprobado por el impacto y la creciente prevalencia de fenómenos ambientales catastróficos y extremos.

De acuerdo con el Sexto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (Intergovernmental Panel on Climate Change, IPCC), el presupuesto de emisiones de carbono del planeta para limitar el calentamiento global a 1.5 °C por encima de los niveles preindustriales antes del 2100 equivale a solo nueve años con las tasas de producción actuales.

La década actual es la última oportunidad para reducir las emisiones globales y estabilizar la temperatura global en 1.5 °C a fin de lograr el cero neto a principios de la década del 2050. En la actualidad, las consecuencias del cambio climático constituyen una amenaza creciente para la economía global. Por lo tanto, las empresas y organizaciones deben centrar sus esfuerzos en el desarrollo, las estrategias y las soluciones sostenibles.

Según el análisis de la prueba de resistencia del Swiss Re Institute, “si no se toman medidas de mitigación, las temperaturas del planeta podrían superar los tres °C y la economía global podría retroceder un 18 % en los próximos 30 años”. El análisis demuestra que las economías de Asia se verán más afectadas; China podría perder casi el 24 % de su PIB, EE. UU., casi el 10 % y Europa, casi el 11 %.

Todas las industrias cumplen una función en la prevención del cambio climático, incluida la industria de servicios financieros. En la actualidad, es fundamental que todas las organizaciones implementen finanzas sostenibles, que se definen como “decisiones de inversión que tienen en cuenta los factores ambientales, sociales y de gobernanza (environmental, social and governance, ESG) de una actividad o proyecto económicos”

Los bancos son los que impulsan la transformación hacia un sistema financiero que haga frente al clima, ya que son los principales actores en la transición hacia una economía más respetuosa con el medioambiente. Los entes reguladores bancarios y los mercados financieros afectarán la forma en que los bancos desarrollan e implementan estrategias relacionadas con el clima.

El camino hacia la sostenibilidad financiera

Los bancos deben intervenir interrumpiendo estratégicamente el status quo, incorporando una visión sostenible, transformando sus procesos de préstamos y asegurando los mercados de capitales. 

Las finanzas sostenibles les permitirán a los bancos asegurar la viabilidad económica del panorama empresarial y darán lugar a múltiples oportunidades. Por ejemplo, contrapartes más respetuosas con el medioambiente implican un menor riesgo crediticio a largo plazo. Los emisores de bonos verdes otorgan acceso a mejores condiciones económicas que los emisores tradicionales (conocidos como el efecto de la prima verde o “greenium”), ya que se convierten en una contribución esencial para el crecimiento del mercado. 

Además, las finanzas sostenibles captan el interés de los inversores por activos alineados con los factores ESG, y, de esta manera, les ofrecen a los bancos la oportunidad de aumentar el compromiso de sus partes interesadas y reducir su riesgo reputacional. Por último, en muchas regiones geográficas (p. ej., la Unión Europea), los bancos deben cumplir nuevos requisitos regulatorios relacionados con factores ESG.

Cambios fundamentales que deben considerarse para lograr una transformación financiera sostenible

Aceptar un riesgo adicional en las operaciones bancarias significa modificar la estructura interna de la empresa, lo que incluye la creación de una junta de supervisión activa que se involucre en decisiones ambientales. Sin embargo, la estrategia del banco debe incorporar los factores ESG en la gestión de sus carteras (Marco de Apetito al Riesgo) y sus objetivos anuales (planificación comercial, financiera y de riesgos), incluidos los siguientes cinco principios para la integración de factores ESG: 

  • Ecologización de la cartera: descarbonizar mediante estrategias que promuevan la transición de clientes menos ecológicos a más ecológicos.
  • Alinear el modelo al marco de trabajo del banco: adaptar el modelo de gestión a un marco personalizado de trabajo, garantizando una integración “orgánica” de abajo hacia arriba.  
  • Integración de las operaciones bancarias en el futuro: alinear la gestión de la sostenibilidad con los objetivos de automatización e industrialización.
  • Aplicación de tecnología clave: un modelo eficiente y robusto basado en datos exhaustivos, tecnología de inteligencia artificial y transformación ágil.
  • Sostenibilidad abierta: ayuda a los clientes a gestionar y medir sus riesgos.

Los requisitos de transformación dependen de nuevas fuentes de datos: los bancos necesitan obtener información nueva que no está disponible de forma tradicional o no figura en sus sistemas, por ejemplo, las emisiones de equivalente de CO2 de sus contrapartes. 

Para los sectores que emiten carbono de forma intensiva, se deben diseñar y divulgar políticas sectoriales específicas, que detallen la implementación de la estrategia del banco. Estas publicaciones son esenciales para la comunicación con el mercado. Es por eso que deben incluir objetivos medibles y significativos. 

Las instituciones y los entes reguladores son conscientes de la falta de información, pero se esperan mejoras progresivas. En este sentido, las instituciones financieras se beneficiarán si recurren a los proveedores de datos y desarrollan capacidades internas de IA para aprovechar nueva información.

Trabajar junto con otros bancos (a través de iniciativas transnacionales) ayudaría a igualar las condiciones. Por otro lado, la incorporación de análisis avanzados en su estrategia sostenible los ayudará a enfrentar múltiples desafíos. Debido a las diferencias subyacentes entre distintos sectores de negocio, resulta imposible encontrar una solución única para todos. A esto se suma la considerable heterogeneidad en la evolución entre regiones geográficas y las dimensiones de las empresas.

Se necesita una guía estratégica clara para evitar la pérdida de tiempo y recursos. Realizar una transición hacia un sistema financiero con resiliencia climática requiere de la incorporación de expertos en el clima e industria, puesto que están emergiendo nuevos roles en el sector financiero. Por ejemplo, los analistas de riesgos ambientales deben incorporar consideraciones climáticas en el proceso de suscripción de riesgos mientras alinean la nueva producción con los objetivos ambientales; esta es la única manera de dirigir la cartera actual.

Los bancos deben contratar profesionales expertos en el clima para cerrar la brecha entre la investigación académica, la orientación de organizaciones internacionales y las alianzas (como Carbon Disclosure Project, Network for Greening the Financial System y Task-force on Climate-related Financial Disclosures). Esto incluye procesos empresariales de la vida real, que brindan conocimientos específicos sobre el clima y la valoración de expertos, necesarios para definir la estrategia ESG, los nuevos modelos comerciales, y medir los riesgos relacionados con el clima. 

Asimismo, la necesidad de procesar y gestionar datos ubicuos requiere que los analistas de datos se involucren activamente para definir, manejar y aprovechar esta información. Es necesario capacitar a todos los empleados en materia de sostenibilidad para comprender y gestionar adecuadamente los riesgos relacionados con el clima.

En la Parte 2 de esta publicación de blog, veremos cómo lograr una readaptación exitosa hacia una transición sostenible y qué estrategia se debe implementar.

Para obtener más información sobre cómo su empresa puede estar al día en materia de finanzas, consulte Bluecap Future Finance Studio de Globant .

[1] AR6 por IPCC.

[2] CRO forum (2019), Insurability and Resilience in a Changing Climate (Asegurabilidad y resiliencia frente al cambio climático).

[3] Por ejemplo, BCE (julio de 2021), Climate-related risk and financial stability (Riesgo y estabilidad financiera relacionados con el clima) https://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/other/ecb.climateriskfinancialstability202107~87822fae81.en.pdf

Artículos relacionados

Temas populares

Blockchain
Globant Experience
Healthcare & Life Sciences
Metaverse
Sustainable Business
Technology

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe nuestras últimas noticias, publicaciones seleccionadas y aspectos destacados. Nunca enviaremos spam, lo prometemos.

Más de

Bluecap Future Finance Studio utiliza su experiencia en los servicios de organización financiera para ayudar a las empresas a reinventarse. Diseñamos programas transformacionales y personalizados que impulsan nuevos modelos y estrategias de negocio, al mismo tiempo que mejoran la experiencia de sus clientes.