1. ¿Qué te hizo volver a Globant?

Como toda decisión de carrera, fue una combinación de factores, pero creo que los dos más importantes fueron sin dudas la cultura de trabajo en Globant y la posibilidad de seguir desarrollando mi carrera profesional internacionalmente.

  1. ¿A lo largo de tu carrera, cuál de tus trabajos crees que fue el más desafiante y donde más aprendiste?

Creo que de todos aprendí algo, ya que todos aportaron para mi propio auto descubrimiento. En mi trabajo anterior (previo a mi vuelta a Globant) aprendí mucho técnicamente por haber trabajado en una empresa de producto, con mucha participación en RFP’s de gobierno, pero más aún aprendí que uno no puede dar por sentada la cultura de trabajo de una organización y que el sentido de pertenencia es (por lo menos en mi caso) fundamental para ser feliz y poder dar el 110% profesionalmente.

  1. ¿Qué creés que hace que Globant, sea Globant?

No quiero sonar repetitivo y decir “la cultura de trabajo”, pero es así. En Globant hay un cierto ADN emprendedor donde si bien podemos impactar organizaciones de alta escala y ser parte de los proyectos más grandes de transformación digital, uno tiene la autonomía como para generar cambios e impacto en el orden y nivel que uno se lo proponga. Es la mejor combinación entre un start-up y una compañía pública.

  1. ¿Por qué consideras que Globant es un buen lugar para trabajar?

Si te gustan los cambios, si querés ser protagonista de lo que haces y siempre apuntar a más, estás en el lugar adecuado, pero como dicen: With great powers come great responsibilities.

  1. ¿Qué diferencias notás entre el Globant del que te fuiste, al Globant que hoy volves a elegir?

Si bien no me fui mucho tiempo, vi la profundización de determinados procesos y cambios que me parecen positivos. Cada día somos una compañía más global y diversa. Personalmente creo que eso enriquece mucho a la compañía y a uno mismo, estés en el rol que estés.

  1. ¿Habiendo sido parte del programa Alumni, qué nos podés contar de tu experiencia?

El programa me recibió por sorpresa; todavía me acuerdo la sonrisa que me sacó el recibir un mail de Mechi McPherson invitandome a la fiesta de fin de año, el poder reencontrarme con amigos, colegas, compañeros y sentirme como en casa. Junto con otra serie de eventos a los que fui invitado y el poder mantener ese vínculo con la compañía me hicieron darme cuenta que no exageraba en mi mail de despedida con la frase “Last days in Globant, but forever a Glober.” y así fue que decidí volver.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinby feather

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>