Por: Catalina del Pino

 Un día de ideas innovadoras, historias inspiradoras, experiencias de aprendizaje y exhibición de tecnología sorprendente. Primera edición de Converge Latinoamérica, en Buenos Aires, Argentina.

Un jueves común y corriente en la ciudad de Buenos Aires, pero un día excepcional dentro del Centro Cultural Kirchner. Mientras que en el primer piso se encontraba el mundo de la moda, al bajar al subsuelo uno entraba a un nuevo mundo. Un mundo que no suele estar ante nuestros ojos todos los días. Sí vemos las creaciones de los que estaban en ese sitio, pero no a sus creadores. Converge invitó a mentes maestras para que el que quisiera tenga la oportunidad de conocer al cerebro detrás de la genialidad.

El mundo tecnológico es conocido por el universo del software. Sí, lo vemos a través de distintos aparatos, pero lo que hace la diferencia es el sistema dentro de cada cajita mágica. En un sólo pasillo estaban esos softwares humanizados. Así lo digo porque al hablar con ellos, conocerlos, se entendía de dónde vino la idea, de quién y porqué. Los tecnicismos, programación y tecnología, todo lo inentendible para muchos, era allí una sonrisa y buena predisposición de una persona, igual que todos nosotros.

Las creaciones, todas innovadoras, desde realidad virtual, hasta un metegol tecnológico. Todas buscan solucionar problemas y hacer mejor el día a día. Estos personajes, que no suelen ser conocidos, tuvieron un día especial de reconocimiento. Converge fue la convergencia de mundos, logró unir al software, al hardware y a la humanidad.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinby feather

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>