No te pierdas la conversación sobre el futuro de la conexión entre la tecnología y la humanidad.

La tecnología revoluciona la terapia en cáncer

noviembre 22, 2022

El avance de la tecnología en los últimos años ha demostrado ser crucial para tratar el cáncer. Esta enfermedad, conocida por ser una de las patologías con más morbimortalidad a nivel mundial, continúa creciendo y manteniéndose como uno de los principales retos para el sector sanitario.

De cara a 2040, se espera que la incidencia de tumores a nivel mundial alcance los 30.2 millones, aproximadamente 10 millones más que los casos registrados en 2020.

Sin embargo, a pesar de que la incidencia sea cada vez mayor, lo cierto es que las tasas de supervivencia han aumentado y la tecnología sanitaria es una de las grandes responsables de este avance.

La evolución de los recursos y la aparición de nuevas herramientas no solo ha mejorado el tratamiento de la enfermedad, sino que también se ha convertido en una gran aliada para la detección precoz

Desde nanorobots que pueden llegar a destruir tumores para evitar las cirugías más invasivas hasta la posibilidad de detectar el cáncer en una sola muestra de sangre incluso cuando este se encuentra en sus primeros estadios. 

De cualquier forma, es innegable que el papel de la tecnología es fundamental para la prevención y tratamiento del cáncer, especialmente teniendo en cuenta que entre un 30% y un 50% de los casos son evitables con una detección temprana.

Diferentes usos de la tecnología para la lucha contra el cáncer

Dentro del campo de la medicina, la tecnología ha revolucionado el tratamiento de las enfermedades, incluyendo el cáncer. 

Esta enfermedad constituye actualmente una de las diez principales causas de defunción, motivo más que suficiente para que fondos como BNY Mellon Investment Management o Candriam Equities L Oncology Impact hayan mostrado su preocupación y hayan querido invertir en tratamientos inteligentes que vayan un paso más allá de las medicinas. 

Estas tecnologías han demostrado ser más eficientes que los tratamientos convencionales y abren la puerta a un panorama más optimista de lo que va a ser el cáncer en los próximos años.

Aunque de algunas estamos más acostumbrados a oír hablar, hay otras grandes desconocidas que pretenden revolucionar también el sector sanitario. 

CRISPR

La tecnología CRISPR-Cas9 es una de las técnicas más prometedoras para el tratamiento contra el cáncer

Aunque parezca algo impensable, CRISPR-Cas9 permite modificar el material genético, es decir, seleccionar un gen determinado y modificarlo, algo que permite la mejora de los tratamientos de cáncer.

Esta tecnología ya se ha empezado a utilizar, por ejemplo, en casos de leucemia en niños donde se puede editar genes para enseñarles a “atacar” a las células tumorales y reducir así la enfermedad. 

Inteligencia artificial

La inteligencia artificial tiene numerosas aplicaciones útiles para la prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Observamos algoritmos de aprendizaje automático capaces de analizar imágenes de forma más rápida y precisa que determinen la presencia de cáncer o su estadio, incluso cuando el ser humano no es capaz de detectar los patrones.

La IA no es solo útil para las pruebas de imagen del cáncer. En los últimos años, una tendencia ha ganado una gran popularidad gracias a todos los beneficios que aporta: la aparición del “gemelo digital”. 

Gracias a los ordenadores impulsados por tecnología de IA, se puede crear un modelo virtual de un paciente en el que los médicos prueban tratamientos y proponen terapias antes de realizarlas en el propio paciente. 

De esta manera, los profesionales sanitarios pueden conocer la respuesta que tiene un tratamiento personalizado sobre el paciente antes de realizarla, minimizando los daños y garantizando un mayor éxito.

Telemedicina

La telemedicina es uno de los grandes avances de la medicina en general, pero cuando hablamos de pacientes oncológicos se convierte en un servicio esencial. Cierto es que no ha sido hasta la pandemia que se ha comprendido la necesidad de ofrecer atención virtual. 

Tanto para garantizar una mayor seguridad, como para poder realizar cualquier consulta desde cualquier lugar y a cualquier hora como para facilitar el acceso a estudios clínicos, la telemedicina es revolucionaria.

Y es que es clave para descongestionar hospitales, priorizar a los pacientes con necesidades que no se pueden solventar online y para tener un seguimiento mucho más específico y personalizado.

Criomicroscopía electrónica

La calidad de las imágenes microscópicas ha dado un vuelco gracias a la criomicroscopía electrónica. Esta tecnología nos permite observar estructuras nunca antes vistas por el ojo humano y a una gran resolución.

Esta técnica engloba la vitrificación de la muestra biológica con nitrógeno líquido y su observación microscópica para la construcción de imágenes tridimensionales que permitan estudiar el comportamiento. 

En las células cancerosas, la criomicroscopía electrónica permite a los científicos conocer la forma en la que se multiplican e interactúan con otras células o incluso cómo responden las estructuras moleculares a los distintos tratamientos para el cáncer.

Cirugía robótica

La cirugía robótica es otro de los mayores avances que se han experimentado a nivel quirúrgico gracias a la reducción del riesgo, de la pérdida de sangre y del dolor. 

Consiste en una cirugía asistida por un robot con brazos mecánicos que permiten realizar la operación a través de una mínima incisión. 

La cirugía robótica cobra una gran importancia en las cirugías oncológicas, ya que abren un abanico de posibilidades para aquellas intervenciones de riesgo que antiguamente no se podrían haber llevado a cabo por falta de precisión o por el riesgo que suponían.

Incluso han supuesto un gran avance en la recuperación postoperatoria. Por ejemplo, en el caso de una prostatectomía, lo que antes se consideraba una operación invasiva, ahora es ambulatoria, logrando ir a casa al día siguiente.

Detección temprana con biomarcadores

Los biomarcadores son una alternativa innovadora para la detección a tiempo de cáncer

Una de las principales causas de mortalidad en los casos de cáncer es la detección tardía de este. Lo cierto es que el diagnóstico temprano de esta enfermedad es una de las mejores herramientas que tenemos para salvar vidas.

La principal función de los biomarcadores es la detección del cáncer en sus primeras etapas

Existe también un gran interés por encontrar biomarcadores que sean capaces de predecir la resistencia a los medicamentos durante la quimioterapia y así evitar tratamientos fallidos.

Tecnologías innovadoras para la lucha contra el cáncer

En el punto anterior hemos hablado de tecnologías genéricas fundamentales para la lucha contra el cáncer. Pero también es importante hablar de algunas tecnologías innovadoras que han revolucionado el mercado y que prometen cambiar completamente la evolución y tratamiento de la enfermedad.

En primer lugar, es importante hablar de nanotecnología, un campo que ya lleva años teniendo un gran protagonismo por la eficiencia que demuestra en sus resultados. Ahora esta tecnología ha dado un paso más con la creación de nanorobots capaces de destruir tumores.

Estos nanorobots están compuestos por nanoporfirinas que viajan por todo el cuerpo con el fin de detectar células cancerígenas e inyectar los medicamentos pertinentes para destruirlas. 

Otro avance relativamente reciente soluciona parte de los temidos efectos secundarios de la quimioterapia

Quienes lo han vivido en primera persona o incluso en tercera persona saben que los efectos secundarios de la quimioterapia son devastadores. Esto se debe a que, hasta el momento, la quimioterapia actuaba sin distinción tanto sobre las células cancerígenas como sobre las sanas.

Esta manera de proceder tiene fecha de caducidad gracias a la tecnología desarrollada por un grupo canadiense. Dicha tecnología elige de forma efectiva únicamente a las células cancerígenas para aplicar la quimioterapia sobre ellas.

Por último, si hablamos de avances tecnológicos revolucionarios contra el cáncer, hay que hablar de la detección de cáncer en una gota de sangre.

Esta tecnología, basada en un nanochip de partículas de oro puede parecer a priori un descubrimiento insignificante. Pero lo interesante no solo es la posibilidad de detectar cáncer en una sola gota de sangre sino la posibilidad de detectarlo cuando este es aún muy precoz aunque haya afectado a muy pocas células.

De cualquier forma, la tecnología está plantando cara a una de las enfermedades que más preocupan a la sociedad por su gran incidencia.

A medida que los científicos desarrollan y estudian nuevas técnicas y herramientas, nos ofrecen un panorama más optimista y alentador.

Es cierto que hasta el momento ya hemos sido testigos de grandes avances que han supuesto la salvación de muchas vidas, pero el camino no está aún recorrido por completo.

Es imprescindible mantener una fuerte inversión en investigación y desarrollo para acabar con la gran enfermedad del siglo XXI.

Artículos relacionados

Temas populares

Blockchain
Globant Experience
Healthcare & Life Sciences
Metaverse
Sustainable Business
Technology

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe nuestras últimas noticias, publicaciones seleccionadas y aspectos destacados. Nunca enviaremos spam, lo prometemos.

Healthcare & Life Sciences Studio tiene como objetivo reinventar el ecosistema de la industria de las ciencias de la vida a través de soluciones tangibles impulsadas por la tecnología. Globant tiene como objetivo cerrar la brecha para ayudar a las organizaciones de ciencias de la vida y de atención médica a lograr su misión de brindar innovación y servicios de manera más rápida y eficiente para aumentar el valor del paciente y mejorar los resultados.