Mi nombre es Santi San Martin, soy Glober, Country Manager en Globant México y soy gay. 

En junio de 2010 tuve una entrevista en Buenos Aires en una empresa de sistemas que yo desconocía. Luego de un proceso de selección en el que me hicieron muchas preguntas, empecé a trabajar ahí. 

Recuerdo todo como si fuera ayer. Desde las primeras charlas con dos personas que luego se convertirían en pilares clave de mi carrera hasta mi primer día de inducción en Tech Park. Había metegol, ping pong, PlayStation y muchas cosas más que me hacían sentir en casa. Se vibraba un ambiente muy amigable. No pasaron más de unas horas cuando me dije a mi mismo: «De aquí soy, aquí me quedo».

Dos años más tarde, tuve la posibilidad de viajar a México. El proyecto para el que trabajaba había planificado que me quedaría por un mes, lo que rápidamente se convirtió en 7 años. En 2014 abrió Globant México y la emoción era tan grande que me costaba mucho creer que eso estaba sucediendo. 

Recuerdo que en ese momento me mostraba como un Glober muy extrovertido en el día a día. Pero con mi vida personal era terriblemente preservado. Hacía poco había terminado una relación de un par de años con mi novia de aquel entonces y me estaban pasando algunas cosas que me costaban entender. En mi interior todo estaba muy claro: era gay y en mi caso SÍ lo sabía. El problema es que me costaba aceptarlo.

Siempre digo que mi comienzo en Globant fue «acting as straight» , aunque quizás para muchos no. Hasta que en un momento se hizo evidente que Globant era mi casa, mi familia y en las familias no hay secretos. 

Mi salida del clóset fue extraña

De un momento a otro empecé a hablar de mi orientación sexual y de mi novio sin mayores explicaciones ni hacer un tema de eso. Lo conté como algo natural, algo que elegía en mi día a día.

¿Hubo caras de sorpresa? No realmente. Hubo abrazos, hubo momentos de emoción y de alegría al ver que estaba abriendo mi corazón. Eso fue clave para mí, porque me sentí aceptado, me sentí querido y valorado como persona, independientemente de mis elecciones. Para mí fue un gran gran momento y un gran alivio quitarse una mochila que cargaba sin sentido.

Pasó el tiempo y yo ya me sentía cómodo mostrándome abiertamente gay. En un momento determinado empezaron a surgir conversaciones con otros Globers que antes no se daban. Conversaciones sobre cómo, el hecho de ser uno mismo, sin tapujos, sin nada que esconder; nos elevaba, nos empodera y nos hacía sentir invencibles. 

«Es la primera vez que nos sentimos libres y seguros de ser quienes somos en una chamba, tenemos que hacer algo»

Esa fue la frase que cambió todo en una tarde de verano de 2018, cuando un grupo de Globers se acercaron a mí y me comentaron lo maravilloso que es trabajar en un ambiente como el nuestro, donde no importa de dónde vienes, sino hacia dónde vas. 

Ese mismo año empezamos a proyectar qué queríamos lograr, cómo lo queríamos hacer y qué necesitábamos presentar a la empresa para que estos temas se comenzaran a hablar en voz alta. 

Nos llevó un tiempo organizar todo. Finalmente llegamos a la conclusión de que lo mejor era crear una comunidad. Un espacio para que el que quisiera integrarse, pudiera hacerlo y contar su realidad.

Nuestra comunidad en Globant

Con mucha emoción realizamos nuestro primer encuentro: una info session. Esperábamos que algunas personas quisieran sumarse para compartir distintas maneras de ver el mundo y de expresar nuestros deseos y preferencias. Ese encuentro fue el primero de muchos. 

Hoy, en México tenemos una comunidad LGBT+ en la que participan más de 50 Globers. Tomó mucho vuelo y sirvió como fuente de inspiración para otras oficinas de la empresa. 

Hoy Globant, más que nunca, nos da un espacio para sentirnos libres, dueños de nuestras vidas, de nuestras carreras. Vivimos en un Globant que celebra la diversidad, que no juzga y que en todo momento, te pregunta cómo estás. Hoy vivimos un Globant que celebra que todos seamos genuinos, auténticos y que estemos orgullosos de nosotros mismos.

Fue un proceso largo, y lloré muchas más veces de las que hubiera querido. Pero hoy me siento pleno… hoy soy Santi San Martin, Glober, Country Manager de México y soy gay.

Gracias por tanto Globant. Gracias porque después de 10 años puedo seguir diciendo: «De aquí soy, aquí me quedo».

Santi.

Facebooktwitterredditlinkedinby feather

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>