“En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”

Carlos B. Jáuregui

El Mes del Orgullo es un momento para celebrar, conmemorar y reconocer la singularidad, la diversidad y la voz de cada persona, así como la historia de la comunidad. Para Globant, es el punto cúlmine de un compromiso constante, ya que queremos asegurarnos de que todas las personas se sientan escuchadas y reconocidas. Sabemos lo importante que es escuchar las historias y las necesidades de la comunidad LGTBIQIA+, empoderarlos y generar consciencia y visibilidad.  En Globant, somos aliados todos los días, tanto fuera como dentro de la oficina.

Para visibilizar los problemas y las cuestiones que son relevantes para la comunidad, generar consciencia e invitar a todos a reflexionar sobre cómo podemos apoyar a los miembros de este espacio, Globant lanzó varias iniciativas, sesiones y charlas durante el mes de junio a nivel global.  Una de las sesiones, llamada “Microagresiones hacia la comunidad LGTBIQIA+ como base de otras formas de discriminación”, se centró en definir y explicar la importancia de identificar nuestro rol en las microagresiones y cómo podemos cambiarlo. Estas son algunas de las lecciones que aprendimos en la sesión presentada por Arturo Mercado Gurrola y Anush Grati de la consultora Nodos. Esta plataforma busca impulsar a las organizaciones a que vivan la diversidad como un valor y promuevan un mundo más inclusivo.

¿Qué son las microagresiones?

Son insultos, comentarios u observaciones hostiles, despectivos y perjudiciales que realiza una persona contra los miembros de un grupo marginado, ya sea de forma intencional o no. Pueden disfrazarse de opiniones, bromas o cumplidos. También pueden transmitirse como creencias que se explican con condescendencia a otros. Además, hacen que las personas LGTBIQIA+ se sientan invisibles, disminuidas, no bienvenidas y rechazadas. En su trabajo y en el mismo título del libro, Tiffany Jana y Michael Baran mencionan a las microagresiones como «Actos sutiles de exclusión».

Estos son algunos ejemplos de microagresiones:

●      “Es solo una etapa, ya lo superarás.”

●      “Eres muy lindo/a, no pareces transgénero.”

●      “¿Quién es la mujer de la relación?”

●      “Eres muy varonil. No pareces gay.”

●      “Las personas transgénero no son algo natural.”

Muchos aún estamos aprendiendo qué son las microagresiones y comenzando a identificarlas y notar que tal vez las realizamos. En verdad, de una forma u otra, todos hemos cometido microagresiones contra la comunidad LGTBIQIA+.

El rol de la cultura en las microagresiones

Arturo Mercado Gurrola explicó que la cultura de determinado tiempo sociohistórico es lo que define “qué es malo, sucio, peligroso, inadecuado, insalubre, pecaminoso, criminal…”. En este sentido, todo lo que no se ajusta a la norma debe excluirse, corregirse, castigarse o convertirse en objeto de burlas.

Raewyn Connell, una reconocida autora que exploró el concepto de masculinidad hegemónica en su trabajo, comenta que nadie cuestiona la hegemonía y que toda la sociedad la acepta como la verdad. Por lo tanto, lo que está fuera de esa hegemonía debe estar mal y tiene que ser señalado. Esto da lugar a construcciones que conducen al sexismo, al machismo, a la misoginia, al eurocentrismo, al racismo, a la xenofobia, al antisemitismo, al clasismo, al odio o a la fobia hacia la comunidad LGTBIQIA+, entre muchos otros.

Los estereotipos de la comunidad LGTBIQIA+ indican una separación de la hegemonía cisgénero heterosexual y sexista y dan paso a una taxonomía de actos sutiles de exclusión a partir de los cuales se construyen las microagresiones. Estas incluyen:

●      Eres invisible

●      Eres inadecuado

●      No perteneces aquí

●      No eres normal

●      Eres una amenaza

●      Eres una carga

El daño que causan las microagresiones

Rita Segato, escritora, antropóloga y activista feminista, dice: “La repetición de la violencia produce un efecto de normalización de un paisaje de la crueldad y, con esto, promueve en la gente los bajos umbrales de empatía indispensables para la empresa predadora”.

En su «impacto más bajo», las microagresiones son actitudes sesgadas y acciones discriminatorias que estereotipan a las personas. Sin embargo, en su impacto más alto, pueden conducir a la discriminación, a la violencia motivada por los prejuicios e incluso al genocidio.

Toma un pedazo de papel, comienza a arrugarlo y tirarlo por el piso. Incluso si el papel no se rompe, nunca será igual que antes. Lo mismo ocurre cuando insultan o agreden verbalmente a alguien. Puede que esa persona sobreviva, pero nunca será la misma. El daño está hecho.

Las microagresiones tienen un impacto sustancial a nivel físico, psicológico y emocional en las personas que puede llegar a provocar depresión, ansiedad, estrés, baja autoestima, e incluso conducir a heridas más complejas, como la autodiscriminación, el estrés de minoría, y la indefensión aprendida.

Las microagresiones pueden afectar a los entornos laborales o escolares, incluso a las familias y los vínculos sociales, convirtiéndolos en espacios y en experiencias hostiles que hacen que las personas se alejen y se aíslen de ciertos círculos y circunstancias para evitar el acoso.

Mercado compartió los resultados de una encuesta que respondía a la siguiente pregunta: ¿Has sufrido acoso, violencia y discriminación por ser LGTBIQIA+ en tu lugar de trabajo en el último año?

La respuesta fue sí dividido en:

  • 52% de personas LGTBIQIA+ con discapacidades
  • 47% de aquellos que forman parte o son descendientes de una cultura indígena o nativa, y
  • 47% de afrodescendientes.

¿Qué podemos hacer para evitar cometer microagresiones?

  1. Consulta los pronombres de las personas.
  2. Sé consciente de los chistes o las bromas que haces.
  3. Si alguien comparte contigo algo acerca de su orientación sexual o identidad de género, no lo comentes con otros. Esa persona te lo confió solo a ti.
  4. Si te sientes incómodo, pregúntate por qué.
  5. Cuestiona tus prejuicios sobre las personas LGTBIQIA+.
  6. Aprende sobre estos temas.
  7. Comparte experiencias con personas LGTBIQIA+.
  8. Si cometes una microagresión, reconoce su impacto, intenta enmendar la situación y pide disculpas.
  9. Involúcrate cuando observas microagresiones contra la comunidad LGTBIQIA+.
  10.  Expresa empatía y compasión.

En el marco del Mes del Orgullo, el mensaje de Globant se refleja en sus iniciativas, esfuerzos y sesiones: Haz que tu orgullo inspire a otros y sigamos construyendo un espacio más diverso, equitativo e inclusivo para todas las personas. Invitamos a cada Glober a unirse a este movimiento y generar conciencia.

Echa un vistazo a nuestra infografía para conocer más acerca de las microagresiones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>