supply chain

La pandemia, y en especial el trabajo remoto, obligaron a las empresas, las organizaciones sociales y los gobiernos a reorganizar su funcionamiento.

En tiempos de crisis, los líderes deben tomar decisiones con rapidez, agilidad y, sobre todo, con información confiable en tiempo real. Para dar respuesta tanto a los nuevos protocolos contra el COVID-19 como a las necesidades cambiantes, el mundo empresarial comprendió la necesidad de adaptar los flujos de trabajo internos y las interacciones externas con sus clientes y socios en toda la cadena de suministro.

En este artículo, quiero resaltar tres aspectos clave que se destacaron entre todos los desafíos que marcaron el año pasado.

  1. Las aplicaciones empresariales tienen un rol crucial en la continuidad de la cadena de suministro

En el caso de los dispositivos y suministros médicos, los productos para prevenir el COVID, y los alimentos y otros artículos de vital importancia, la continuidad de la cadena de suministro ha sido, y continúa siendo, esencial a la hora de prevenir la propagación de la enfermedad y de permitir la continuidad del sistema de salud. En la actualidad, muchos países del mundo no están teniendo éxito en este sentido.

Los complejos procesos de las cadenas de suministro, respaldados por las aplicaciones empresariales como sistemas de gestión de la cadena de suministro, sistemas de planificación de recursos empresariales y plataformas de comercio o adquisición electrónicas, han tenido un rol esencial a la hora de asegurar la continuidad empresarial durante el retador 2020. Evitar la interrupción de la cadena de suministro en sectores vitales nunca fue tan crucial como lo es ahora.

Gracias a las aplicaciones empresariales compatibles con la nube, las organizaciones ahora son capaces de gestionar sus procesos de planificación, coordinación y administración con continuidad operacional y acceso remoto. Esto es así incluso cuando las organizaciones necesitan realizar determinadas tareas de manera presencial (como el almacenamiento o el transporte) en el «mundo físico», en tanto gran parte de la planificación, ejecución, coordinación, validación y el seguimiento de los lotes puede llevarse a cabo de manera remota por empleados trabajando desde casa.

  1. La computación en la nube es clave no solo para asegurar la continuidad de la empresa, sino también su transformación

La nueva modalidad de trabajo remoto ha demostrado ser viable y efectiva. La colaboración remota se ha integrado a las nuevas formas de trabajo, tanto dentro de las organizaciones como en relación con otros elementos de la cadena de valor.

La computación en la nube ha demostrado su valor como una herramienta fundamental para potenciar la transformación empresarial, pero también para garantizar la continuidad de las operaciones ya que brinda acceso a aplicaciones y datos centrales de la empresa desde cualquier lugar que tenga conexión a Internet. La continuidad empresarial simplemente no habría sido posible como lo fue durante la pandemia de COVID-19 de no haber sido por el respaldo que brindaron los servicios basados en la nube. La nube permitió el uso de aplicaciones y plataformas empresariales y redujo los costos, reduciendo a su vez costos de los servicios IT en su totalidad. Adicionalmente brindó nuevas herramientas y tecnologías para aumentar la productividad y la automatización de los procesos comerciales, y redujo la huella de carbono.

La implementación de la infraestructura de la nube y el uso de las aplicaciones empresariales para brindar respaldo a los principales procesos comerciales implica mucho más que un mero empoderamiento tecnológico. Se necesita un cambio en la cultura y los procesos de la organización.

  1. La rápida aceleración de los negocios digitales

La pandemia desató una aceleración en los negocios digitales causada por el aumento en la demanda de comercio electrónico de los consumidores y las interacciones B2B digitales mediante plataformas de la cadena de suministro habilitadas para la web.

Las empresas que han preparado sus procesos, su cultura y su personal, así como sus aplicaciones empresariales de apoyo, para ser resilientes, sostenibles y seguras, se encuentran ahora ante la oportunidad de liderar la innovación y crear ventajas competitivas para la época postpandemia. A medida que volvamos a una tendencia de crecimiento, esas empresas que invirtieron en transformación se encontrarán a la vanguardia de su sector.

Ya podemos observar líderes enfocados en establecer modelos sostenibles que reduzcan el impacto económico y social de las crisis. Al mismo tiempo, necesitamos reconocer que la continuidad se ha convertido en una responsabilidad fundamental de las empresas, los gobiernos y las organizaciones sociales.

Conclusión

Estamos atravesando un momento clave en la historia. Es un antes y un después en la manera en que abordamos la transformación empresarial y los procesos de la cadena de suministro.

Este punto de inflexión nos traerá lecciones y aprendizajes que a futuro incentivarán el uso estratégico de las aplicaciones de gestión de la cadena de suministro, las herramientas para la toma de decisiones y la tecnología en la nube.

Adoptar un modelo organizacional sostenible puede reducir el impacto económico y social de esta pandemia. Garantizar la sostenibilidad es una responsabilidad fundamental de las empresas, los gobiernos y las organizaciones sociales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>