En esta edición, hablaremos con Mauricio Salvatierra, Site Manager de Globant.

– Contanos sobre vos, tu familia, tus pasiones, tus hobbies y cómo llegaste a estudiar sistemas

Soy un pueblerino (muchos de mis amigos me gastan con eso). Vengo de Coronel Dorrego, un pueblo ubicado por la ruta 3 entre Tres Arroyos y Bahía Blanca, Argentina. Tengo madre, padre, hermano y sobrinos viviendo ahí.  Desde muy chico empecé a trabajar con mi viejo en el campo donde aprendí que el sacrificio y el esfuerzo es necesario para ganarse las cosas y avanzar en la vida.

Desde la primaria ya me encantaban las computadoras, decía que iba a trabajar en sistemas y es por eso que mis viejos me anotaron en una especie de curso de computación. Así como nosotros, los padres, mandamos a nuestros hijos a inglés, ellos me mandaron a computación. Ahí aprendí a programar en LOGO y GWBASIC usando una computadora marca Spectrum con teclas de goma conectada a un televisor blanco y negro. Después llegó la TALENT MSX … faaaaaa era un cañón.

Eso terminó de decidirme que trabajar en sistemas era mi futuro, que estar con esos aparatos llamados computadoras, entenderlos y crear programas tenía que ser mi vida. Hasta que terminé el secundario y vine a Tandil a estudiar. Me mandé miles muchas macanas con las computadoras, pero era la manera de aprender.

Cuando llegó el momento, mi viejo me preguntó si quería seguir estudiando, y mi respuesta sin dudarlo ni un segundo, fue “SI”. Gracias a Dios podía mandarme a Tandil a estudiar. La misma pregunta le hizo a mi hermano pero él decidió quedarse y seguir trabajando ahí con él.

Llegó la universidad y me fui a estudiar Ingeniería de Sistemas en Tandil y, para alguien como yo, era como estar en Silicon Valley. Mi primer cuatrimestre fue durísimo, era una máquina de sacar patitos (un 2 como nota). Veía que conocidos abandonaban y hubiera sido el camino más fácil, pero realmente estaba estudiando lo que quería y me sentía feliz. Si bien las notas no lo reflejaban, estaba convencido de que había tomado la decisión correcta. Así que agaché la cabeza y le metí para adelante. Con el tiempo me fui acostumbrando y ganando confianza, hice mi grupo de amigos y fue una experiencia única.  

La verdad es que no tengo hobbies sacando la parte de ser fanático de mi hijo. Ahora ya es grande mi bebé (18 años), pero antes era nadador y viajaba con él a todos los torneos, lo seguía a todos lados que fuera. Me encantaba compartir eso con el. Ese era mi hobby. Igual, para tener hobbies hay que hacerse tiempo, y mi problema es que soy workaholic. Entonces no me hago ese tiempo para tener uno.

– ¿Cómo hiciste tu camino de carrera en Globant? ¿Qué fuiste cambiando por el camino para adaptarte a los nuevos roles y proyectos?

Ya hacía tiempo que estaba trabajando en Buenos Aires y todos los viernes a las 18:45hs me subía a un micro, pasaba el finde con mi hijo y volvia el lunes a trabajar. Cuando un amigo me recomendó con Globant y me llamaron.

Dejé en claro las expectativas de entrada y dije que mi única condición para cambiarme era simple: “Yo me cambio de laburo si existe la posibilidad de volverme a Tandil a vivir con mi hijo”. La respuesta fue: “Es el plan, uno de los fundadores se recibió ahí y siempre quiso volver”. No se diga mas… vamos.

 Pasé mi entrevista técnica con Dario Robak y entré. Legajo numero 246. En 2006, no había cumplido ni un mes desde que había ingresado, que Guibert se enteró de que había un loquito de Tandil que quería irse para allá. Me agarró en el pasillo y se puso a hablar conmigo. Me resultó increíble (y aún hoy me sorprende) que supiera tanto sobre mí y mis cosas.

A los pocos días me llamaron a una reunión en una oficinita, donde ahora es recepción del 6to piso de Laminar (que era la oficina de Guibert). Estaban Martín Migoya, Martín Umaran, Guibert Englebienne, Nestor Nocetti y quien era el CFO en ese momento. Ahí se decidió Tandil … y ahí empezó mi path de carrera.

Luego, el 20 de noviembre del mismo año, solo 5 meses después, fue la inauguración de Globant Tandil. Recuerdo que fue épica y no hubo otra igual. Cuando ya estábamos todos en la fiesta, me agarró Martín Migoya del hombro, me miró serio y me dijo: “AHORA HACELO ANDAR”. Ahí empezó mi camino y transformación.

Desde ese momento, no solo estaba trabajando como ingeniero de software sino empecé a explorar otros perfiles que tuve que aprender y adaptar. Pasé de ser alguien técnico a incorporar perfiles de management y gestión de equipos.

El último 22 de mayo cumplí 11 años trabajando en Globant, y me sigo divirtiendo como el día uno. En estos 11 años que estoy, Globant siempre ha realizado cambios y evolucionando para ir mejorando, y cada uno de esos cambios había oportunidades para mejorar como profesional así que las tome.

– Contanos cómo es tu equipo de trabajo diario

A través de los años he sido parte de muchos equipos en Globant de los cuales no sólo conocí gente increíble sino que aprendí mucho. Hoy tengo tres equipos diferentes con los que más trabajo a diario y se podría decir que ¡los tres son increíbles! Pero cada uno tiene su particularidad.

El primero es el equipo de los Site Managers (son los referentes nuestros en cada ciudad). Un equipo nuevo con un potencial fantástico en donde espero que cada uno pueda crecer y desarrollarse como Site Manager y disfrutarlo en el proceso como lo hice yo. Si hay un lugar en donde hay un mix de perfiles es este equipo.

Ser el SM de un lugar es un desafío en sí mismo. Más allá de la responsabilidad de tener una visión general, entender la dirección global de la compañía y después eso volcarlo al site.  Una de las principales tareas es hacer florecer la cultura de Globant sin perder la identidad del site. Cada site es un mundo aparte y tienen (y quieren) su identidad propia. Entonces los SMs tenemos que lograr generar eso. Cuando empiezas a recorrer ese camino no te das cuenta pero transformas cosas, y ver esas transformaciones te llenan el alma y te muestras de lo que estás hecho.

Globant cada dia se vuelve más global y se esparce por el mundo, y la figura del SM que tenga la visión local va a ser un rol muy importante en este camino a recorrer.

El segundo, es el equipo de Globant Mar Del Plata. Tengo el placer de ser el SM de ese site y estando a 160 km de distancia, responde de manera implacable. También es un equipo joven y con mucho por delante para aprender, pero son increibles.

Por último el tercero, es el equipo de  Tandil. El mejor equipo de todo Globant en el cual he tenido el orgullo y el placer de formar. Es que son casi 11 años que venimos trabajando codo a codo y hemos pasado por tantas cosas juntos que ya nos entendemos con sólo mirarnos. Es difícil describir el orgullo que siento por este equipo, y día a día me siguen sorprendiendo.

– ¿Cuál fue el desafío más grande o proyecto más innovador que tuviste que enfrentar junto con tu equipo?

Ja ja ja… perdón que me ria pero no puedo hacerlo. No puedo decir cuál fue el desafío o proyecto más innovador que haya enfrentado con un equipo porque todo lo que he hecho acá adentro fue siempre un desafío o algo innovador. Seguro muchos van a decir :  “PARAAAÁ NO SERÁ PARA TANTO” pero es así, muchachos.

Arranqué con un proyecto de Travel Planner que era un clave para Globant y estábamos desarrollando un frontend usando ajax, lo cual era bastante nuevo para esa época. Era un equipo enorme y con tiempos complicados y con gigantes como Pablo Bumaschny, Gonza Moralejo y Osvaldo Torasso batallabamos con el área de QC, donde la niña Marina Saintlary y el muchacho Diego Varela estaban más picantes que nunca encontrando bugs.  

Estando en ese proyecto, le sumamos la parte de abrir Globant Tandil como un proyecto desafiante e innovador, ya que era la primera prueba de Globant fuera de Buenos Aires.

Lo pusimos en marcha y empezamos a crecer. Tandil cada vez tenía más proyectos. Los primeros en animarse a llevar un proyecto allá fueron Juan Umaran y Nacho Cantalupo. Inicialmente teníamos poca conectividad ( 2 Speedy de 2 MB) y no muy buena en la ciudad. Todavía recuerdo los hermosos y cálidos llamados de Nacho motivándome y dándome apoyo.

Hubieron otros valientes más tarde como Diego Varela que llevó un proyecto con OpenCMS, la misma tecnología que usábamos en STV en donde todas las mañanas a las 7hs tenía que hablar con el cliente que estaba en Londres. En ese momento no tenía todavía mi inglés británico je je… pero me defendía.

A medida que pasaba el tiempo, el site se hacía más sólido y los equipos respondían mejor. Mi inglés mejoraba hasta que un día un cliente quiso armar un ODC (Offshore Development Center) y recorrer varios sites de Globant. Salimos de la reunión victoriosos y nos pidieron subir 100 personas en 6 meses. Me acuerdo una frase de mi gran amigo Alejandro Stornelli que decía “me duelen los oídos cuando hablás en inglés y no sé cómo, pero te entienden”. Lucas Campos acompañó con una risa.

Después vino Bahía Blanca, tambien en Argentina. Globant ya había empezado a expandirse y cada vez que identificaba un lugar con talento iba y lo encaraba. Con la ayuda de mi gran amigo y colaborador Marcos Elizalde, de un viernes a un lunes armamos la oficina mientras el equipo de recruiting contraba talentos locales.

Más tarde apareció Mar del Plata, la ciudad originaria de uno de nuestros fundadores y muy atractiva por ser una ciudad con playa y surfers. Misma historia, encontramos el talento y lo fuimos a buscar. Globant había adquirido la empresa Nextive y varios chicos trabajaban desde ahí. Me subí al auto, salí para MDQ y caí en la casa de Nachito Peña. Y ahí empezó esa historia. Hoy con una de las oficinas más hermosas que hay, que incluye peceras y tiene una de las colecciones de caracoles más grande del mundo.

Y esto sigue. Hace un año estaba en India poniendo en marcha las operaciones ahí y me dije a mi mismo: “Esto es lo más desafiante que he hecho en Globant”. Pero cuando volví, me elevaron la apuesta. Teníamos que llevar adelante el proyecto de generar un edificio icónico en Tandil para una capacidad de 500 personas, y buscar el talento adecuado para cubrirlo .

– ¿En qué cosas de tu trabajo diario ves que se expresa la cultura Globant?

Es difícil explicarlo cuando hace tantos años que estás acostumbrado a un ambiente. Te parece que es normal el llegar a un lugar como este en donde cada día puede surgir un nuevo desafío para hacer.

La cultura Globant está en el espacio que uno tiene para poder desenvolverse y crear. Siempre hay lugar para proponer una idea y seguramente alguno la va a escuchar e intentar hacerla realidad. Es como algo genético que los creadores de Globant nos pasan.

Un ejemplo de esto y que lo vivo a diario son los sites. Los sites surgen porque Globant cree en “mantener el talento en su lugar de origen” dando las herramientas necesarias para la gente de los sites sean los que, con sus ideas y creatividad, le den identidad y aporten ideas que puedan ser compartidas en toda la compañía.

Tengo el honor de ser el primer Site Manager dentro de la empresa y creanme que el lugar y espacios para crear y crecer están. Sinceramente, el que hoy venga y me diga que no encuentra esos espacios en Globant tengo muchos ejemplos para mostrarle que está equivocado.

– ¿Cómo cambió tu trabajo en los últimos años por todos los cambios tecnológicos que se dieron?

Hoy la tecnología está en todos lados. Cada vez está más simbiótica con nuestra vida diaria y ha venido cambiando todas nuestras actividades, incluyendo nuestro trabajo. Pero a diferencia de otras empresas o industrias, donde los cambios tecnológicos tiene un impacto directo en la actividad y en los empleados y donde consumen la tecnología, los cambios tecnológicos son nuestro día a día y Globant ha logrado visualizarlos para estar al día con todos. Incluso somos generadores de cambios tecnológicos.

Ahora bien, dentro del contexto de Globant, podemos decir que los equipos que armamos para desarrollar las necesidades de nuestros clientes son los más afectados por los cambios tecnológicos.

Pasar de hacer builds, copiar los archivos en los servidores y hacer backups de código a mano, a que existan herramientas que permitan hacer todo eso automatizado y de un solo paso permitiendo que todo quede en la nube fueron cambios que nos afectaron. Lo divertido de todo eso, es que esas herramientas que nos causaron cambios tecnológicos, las desarrollaron profesionales como nosotros.

Creo que la clave en todos los cambios que vemos a diario es estar abierto a esos cambios y no rechazarlos. Lo hace más fácil.

– Algo más que quieras comentarnos…

Trabajar en Globant ha sido simplemente… divertido. He crecido y evolucionado, tanto profesionalmente como personalmente. Ojo, no estoy diciendo que todo es color de rosa, nada es perfecto. No existe el paraíso.  Lo importante es que si hay un lugar donde podés reinventarte y crecer: ese es Globant. Por eso lo elijo día a día. Yo soy solo un ejemplo de eso, pero conozco muchos ejemplos más.

Facebooktwitterredditlinkedinby feather

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>