Autor: Francisco Michref (Sustainability & CSR Coordinator)

michref

Cuando Gro Harlem Brundtland, ex Primer Ministra noruega, publicó en 1987 el informe sobre el Desarrollo Sostenible que lleva como nombre su apellido, seguramente no estaba pensando en la industria del software y el conocimiento. Al menos no de forma directa y primordial.

El Informe Burtland puso de manifiesto un sentir que fue gestado desde mucho tiempo atrás y que detonó, junto a otros grandes hitos, el devenir de la Sostenibilidad de los últimos 25 años. Desde ese momento se señala que las empresas tienen que tener en cuenta la triple línea de resultados (triple bottom line), para no basar su éxito únicamente en su resultado financiero, sino también tener en cuenta el social y el medioambiental.

Este tridente se volvió el ícono del nuevo tipo de desarrollo, desde el cual las 3 P’s (People, Planet, Profit) no pueden pensarse más de forma aislada o, lo que sería más insostenible, dejarse de lado. En ese momento, las industrias pesadas (extractivas, químicas, energéticas, metalurgia), las tabacaleras, la agricultura, las empresas forestales y de consumo masivo tradicional, se llevaron todas las miradas.

Haciendo una analogia con las etapas de madurez, podemos decir que el software y toda la industria del Conocimiento es apenas un pre-adolescente al que le está cambiando la voz y empieza a desarrollarse. La agricultura y la ganadería, con sus milenios de historia es el abuelo del mercado, la Industria, el padre añoso y los Servicios son los hijos de esta gran Familia. Y dentro de estos últimos, el Benjamín claramente es el sector TIC.

En el desarrollo sostenible pasa lo mismo. Las empresas del sector están empezandose a preguntar qué y cómo tienen que hacerlo. Corren con algunas ventajas: nacieron con el tema en Agenda y «gozan» de su pubertad. Como los niños que quieren volverse adultos, son idealistas, aprenden rápido y son sumamente flexibles. ¿Las desventajas? La misma que la de los pre-adolescentes: no tienen experiencia, quieren explorar pero muchas veces toman el camino equivocado, y la mayoría de las veces no se animan a comprometerse 100% con el proyecto.

El desarrollo Sostenible es, hoy, el único camino posible de desarrollo y la industria del Software, aunque no pensada por Brundtland hace 25 años, es también un responsable activo y cada vez, más protagonista.

Facebooktwitterredditlinkedinby feather

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>