Imaginemos la situación hipotética donde dos amigos mecánicos inauguran un taller. Llega un primer cliente con un auto que no arranca. Uno de los amigos se sienta en el lugar del conductor, gira la llave, el auto efectivamente no enciende. Se baja, va hasta donde se encuentra el otro socio y le dice «no enciende.» ¿Qué puede llegar a contestar su amigo? Opciones:

  1. Que tal vez deberían llevarlo a un taller mecánico para que lo reparen
  2. Que ellos tienen un taller, el conocimiento y las herramientas para hacerlo, que vuelva al auto y levante el capot para investigar la causa.

Definitivamente creo que sería la segunda respuesta probablemente expresada con lenguaje más específico.

Esta situación sucede en tecnología. Una y otra vez aparece algo que «no anda» y siempre me ha incomodado ese «no funciona».  Y es que, justamente, lo incomodo es esa sentencia con punto final, donde no se agrega ninguna opción más. Me inquieta ese simple y terminante «No funciona», o «Tira un error», o «No hace nada» porque es prácticamente decidir bloquearse asumiendo que no podemos hacer nada al respecto más que esperar que alguien venga en nuestra ayuda.

Tal vez al inicio uno definitivamente no tenga los conocimientos o herramientas para detectar cuál es el problema. Pero aún en esa situación el punto de partida, que no necesita requerimientos previos, es pensar qué puede estar sucediendo, plantear posibilidades, hipótesis y luego con ello ir a alguien con mayor experiencia. Compartirle tus hipótesis y descubrir que estás acertado en alguna de ellas o que no los estás con ninguna y esta persona te cuente cuál es el problema o cómo profundizar la investigación tal vez sumando alguna herramienta que no tenías conocimiento.

Un secreto previsible de este proceso es que se convierte en conocimiento adquirido. El cual a futuro nos hace más efectivos para resolver otros problemas, relacionados o no.

Se puede avanzar en una carrera sin conocerlo, pero creo es importante tener al menos una idea general de cómo funcionan las cosas que, como desarrollador, están a tu alrededor y sobre las cuales probablemente pienses construir una carrera.

Despertemos esa curiosidad, tratemos de ir unos pasos más allá de la situación al parecer bloqueante de tener un problema. Pidamos ayuda de ser necesario. Esto no significa que ahora todo lo debemos resolver por nuestra cuenta. Pero muchas veces tenemos en nuestras manos las herramientas para solucionar los problemas o situaciones que creemos nos impiden seguir adelante.

 

La magia en tecnología no existe y, volviendo a la analogía del inicio, tal vez lo único que necesitas hacer es estirar la mano, abrir el capot y ver lo que hay dentro.

 

Facebooktwitterredditlinkedinby feather

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>